Home » » Derecho de familia y constitución

Derecho de familia y constitución

Written By Angela on 15 de abril de 2019 | abril 15, 2019

En la Constitución de 1886 lamentablemente el derecho de familia no tenia la importancia y la reglamentación que se le dio a partir de la Constitución de 1991, en la cual se la consagra como la institución básica de la sociedad y se le conceden garantías, tanto a ella como a sus integrantes, igualmente se consagra su protección por parte del Estado.
constitución y familia

No es que la Constitución de 1886 no haya mencionado a la familia dentro de su articulado, ésta solo utilizó la acepción familia en dos disposiciones que formaban parte del titulo II, el cual reglamentaba “los derechos civiles y las garantías individuales”.  El articulo 23  disponía que nadie podía ser molestado en su persona o familia, ni reducido a prisión o arresto, ni detenido, ni su domicilio registrado sino por virtud de mandamiento escrito de autoridad competente, con las formalidades legales y por motivos previamente definidos en las leyes; y en el Art. 50 por el cual se defería al legislador el establecimiento del patrimonio de familia inalienable e inembargable.

Con la Constitución de 1991 se acogieron unos principios o fundamentos, sobre los cuales debe descansar toda la normatividad jurídica reglamentaria del derecho de familia. Estos principios tienen la categoría de rango constitucional dado que la Constitución es norma de normas y “en todo caso de incompatibilidad entre la Constitución y la ley u otra norma jurídica, se aplicaran las disposiciones constitucionales”

Los fundamentos constitucionales de la familia se pueden sintetizar de la siguiente manera:

Primer Fundamento

La familia es el núcleo fundamental de la sociedad Art. 42 inciso 1. Este fundamento encierra la importancia social y jurídica de la familia. Con esto se ha querido significar que la familia es el elemento primordial de la sociedad. Por ser un elemento integrante de la sociedad, es un elemento de la razón de ser de la existencia del Estado; este principio guarda íntima relación con lo dispuesto en el artículo 5º de la misma carta en el cual el Estado “reconoce y ampara a la familia como institución básica de la sociedad”. Igualmente esta íntimamente relacionado con el Art. 44 que menciona los derechos fundamentales del niño entre los cuales esta el de “tener un familia y no ser separado de ella”.

Segundo Fundamento

Se consagra en el mismo inciso primero del artículo 42,  cuando se consagra que la familia se “constituye por vínculos naturales o jurídicos, por la decisión libre de un hombre y una mujer de contraer matrimonio, o por la voluntad responsable de conformarla”. Según lo anterior, la fuente institucional de la familia se halla en uno de estos dos actos. En el matrimonio o en la voluntad responsable de conformarla. Frente al matrimonio no existe ninguna novedad, pues tradicionalmente la ley, la jurisprudencia y la doctrina reconocen al matrimonio como el medio idóneo para constituir una nueva familia. La novedad está en haber elevado a canon constitucional y como fuente de familia a la unión marital de hecho, claro está sin desconocer el trabajo legislativo que se venía haciendo frente al tema, solo que con la Constitución de 1991 se le dio reconocimiento constitucional como fuente constitutiva de familia.


Tercer fundamento

“El Estado y la sociedad garantizan la protección integral de la familia”. Art. 42 Inciso 2º. Este es, digamos, mas un deber ser que una realidad social; es una verdad que no admite cuestionamiento, pues es obligación del Estado protegerla máxime cuando ella misma ha sido consagrada como célula básica de la sociedad, si es la célula básica es obligación del Estado protegerla. Pero se dice que es más un deber ser que una realidad social pues para nadie es un secreto que el Estado se ha quedado corto en su función, pues no cuenta ni con los medios ni al parecer con la intención para ello. Hace falta una verdadera política de acción social por parte del Estado, en la cual la familia tenga el lugar que se merece.

Adicionalmente algunos autores han encontrado una imprecisión en la norma al encomendar a la sociedad la garantía de la protección familiar pues la sociedad no es propiamente el sujeto indicado para garantizar un derecho, esa función solo compete al Estado

0 comentarios: