Home » » Sobre el matrimonio en Colombia

Sobre el matrimonio en Colombia

Written By Angela on 22 de junio de 2019 | junio 22, 2019

Esto se traduce en la pregunta: Qué es el matrimonio frente al derecho? Al respecto han existido tres teorías dominantes: 1. Teoría Contractual: Sostenida por los franceses durante los siglos XIX y XX Sostiene que el matrimonio es un contrato, pero precisa que es un contrato sui generis, que se diferencia de los contratos comunes. Para sostener su teoría se fundamentan en que para su perfeccionamiento se requiere del libre consentimiento de los contrayentes. Aun el derecho canónico para quien el matrimonio está elevado a la dignidad de sacramento, con un origen divino, lo considera como un contrato.

 De acuerdo con lo anterior, para la legislación civil colombiana y según el artículo 113 del Código Civil, el matrimonio es un contrato; y el artículo 115 agrega que el contrato de matrimonio se constituye y perfecciona por el libre y mutuo consentimiento de los contrayentes. Algunos autores critican esta teoría con fundamento en la misma Teoría del Contrato, sostienen que el artículo 1495 del C.C. consagra que contrato es el acuerdo de voluntades mediante el cual se establecen obligaciones patrimoniales entre los contratantes, en virtud de lo anterior y con fundamento en el Art. artículo 1602 del C.C. los contratantes pueden dejar sin efecto (disolver) lo acordado por mutuo disenso, o también imponer términos o condiciones a las mutuas obligaciones que contraen, con el único límite del orden público y las buenas costumbres. (ver abogados de familia)

 Con base en lo anterior, esta definición de contrato no sería aplicable al Matrimonio por las siguientes razones:

 a) Si bien es cierto que el matrimonio supone un acuerdo de voluntades, dicho acuerdo origina no solo obligaciones de carácter patrimonial, sino también deberes jurídicos no patrimoniales como son el débito conyugal, la fidelidad, formación de la comunidad doméstica, socorro y mutuo respeto entre los cónyuges.

 b) Al matrimonio no pueden imponérsele términos o condiciones como a la generalidad de los contratos.

 Por lo anterior fácilmente se comprende que no se puede equiparar el acuerdo de voluntades que presupone el matrimonio con el acuerdo de voluntades de cualquier otro contrato. 2. Matrimonio como Institución: Quienes siguen esta teoría sostienen que el matrimonio es algo mas que un acuerdo de voluntades, pues en un acuerdo de voluntades los efectos dependen de la voluntad de las partes y generalmente no se extienden a terceros, mientras que en el matrimonio los efectos no dependen de la voluntad de las partes sino de la ley y sus efectos se extienden a terceros como son los hijos.

 Quienes celebran pactos o convenciones suelen indicar los efectos o resultados que éstos han de producir pero en el acuerdo matrimonial no ocurre lo mismo ya que los contrayentes no pueden indicar que resultados o fines debe producir el matrimonio, pues éstos se encuentran directamente indicados por la ley y los contrayentes no pueden modificarlos dado que son de orden público; más aun, generalmente los contratos no pueden producir efectos mas allá de quienes los celebran, mientras que el matrimonio tiene un radio de acción mucho mas amplio pues abarca personas distintas de los cónyuges como sucede en el caso de los hijos, quienes quedan protegidos por el Estado matrimonial de sus padres, aunque éstos no lo quieran; de ahí que sostengan que el matrimonio es una institución, dado que es algo muy superior a un acuerdo de voluntades. 3. Matrimonio como Sacramento.

 Para la Iglesia Católica el matrimonio es contrato y sacramento pero no se trata de dos elementos independientes sino que es el mismo contrato el que tiene el carácter de sacramento entre bautizados según el canon 1012 del Código de Derecho Canónico “entre bautizados no puede haber contrato matrimonial válido que por el mismo hecho no sea sacramento”. Esta concepción religiosa ha ejercido gran influencia en los regímenes jurídicos de los pueblos cristianos. En nuestro País el matrimonio católico produce plenos efectos civiles. Para los católicos fue Jesucristo quien elevó a la categoría de sacramento, esta Institución

0 comentarios: